Equipo Bartrainers Escuela de coctelería

ESENCIA BARTRAINERS

It´s the economy, stupid! (Bill Clinton,1992)

Bar Trainers nace como un centro de entrenamiento de bartenders con el objetivo de elevar su nivel de eficiencia. Lo primero que debe hacer un bartenders al situarse detrás de la barra es mirar a su alrededor, a su espacio de trabajo. ¿Hay algo que puedas mejorar para hacer tu tarea más fácil, más rápida, más precisa o con menos esfuerzo?

 
 

La ergonomía es la ciencia que estudia el diseño de espacios, herramientas, posturas y movimientos aplicados en un sistema de trabajo y por supuesto se puede aplicar al bartending. La mecanización y las rutinas a la hora de preparar tanto cócteles como combinados disminuyen la carga de trabajo mental, agiliza la toma de decisiones, disminuye el esfuerzo y el stress, aumentando la concentración y la producción. Si los movimientos de las manos están mecanizados y seguros la mente puede estar uno o dos pasos adelante. Cuanto más seguros y habilidosos somos, más relajados estamos y más fácil es conectar con el cliente y de esto se trata todo. Estamos para servir.

Esto se adquiere a base de práctica y este es el objetivo de los cursos en Bar Trainers, basados 100% en la parte práctica de este oficio (no hace falta traer un bolígrafo) y estarás detrás de tu barra totalmente equipada desde el primer momento hasta el último. Enseñamos coctelería internacional y todos los tragos de moda pero encaramos el curso sabiendo que el trabajo del barman es mucho más que hacer coctelería y que la mayoría de los procesos se pueden mejorar. Nuestro objetivo, más que enseñar a hacer un Cuba Libre, es enseñar a hacer un Cuba Libre en 8 segundos. Más que a hacer cócteles, enseñamos a trabajar,a conseguir trabajo y a mantenerlo a base de mejorar el servicio.

No debemos olvidar que para el empresario tu currículum es importante pero lo más importante es ¿qué le puedes aportar tú como bartender a su local? Nuestra capacidad para analizar y ver que se puede mejorar es un punto básico en nuestra formación, la buena noticia es que en la mayoría de los locales de hoy hay tanto por mejorar que esta es la parte más fácil.

PD : he buscado la palabra "coctelero" en wikipedia y no aparece nada, ¿alguien me puede explicar qué es?


Barcelona 2010, cualquier local nocturno:

Cliente: Hola,¿me pones un Gin Tonic y un Mojito?

Camarera: Te puedo poner el Gin Tonic pero el Mojito se lo tienes que pedir al “coctelero”, que está allí en la otra barra. Cliente- Pues ponme dos Gin Tonics, que ya he esperado bastante.

La demanda de coctelería está creciendo a pasos agigantados pero esta conversación es solo un ejemplo de cómo la oferta va muy por detrás de esta demanda.

Puede parecer extraño que aún no se haya reaccionado a este cambio del consumidor pero la adaptación a la demanda no es solo cuestión de tiempo, es cuestión de entender la principal razón que hace que en la actualidad aún no sea una realidad: La coctelería no es negocio o lo es para muy pocos. La coctelería no logra ser eficiente a nivel masivo. El empresario de hostelería contempla la coctelería como un extra, un servicio más al cliente y hasta como una obligación que hay que cumplir, pero no lo ve como su fuente de ingresos porque en la mayoría de los casos no lo es. Esto es debido fundamentalmente a tres razones:

  • 1) El cliente de nuestro país, por el momento, no es extremadamente exigente y acepta ser atendido en una barra por un camarero no profesional, cosa absolutamente impensable en la mayoría de las ciudades europeas.
  • 2) Falta de sistema y entrenamiento del bartender, que deriva en un servicio por lo general lento y poco estandarizado. Es normal, por ejemplo, que el segundo Cosmopolitan tenga un sabor distinto al primero y es raro encontrar un bartender que pueda preparar simultáneamente 4 o 5 cócteles distintos sin liarse.
  • 3) falta de equipamiento del local. La gran mayoría de las barras fueron diseñadas con anterioridad al aumento de la demanda de coctelería y no están preparadas para facilitar el trabajo del bartender. Intentar hacer una buena facturación sin una estación de coctelería es como pedirle a Fernando Alonso que gane un gran premio conduciendo un autobús.

Sobre la primera razón no podemos incidir directamente, aunque es posible que la nueva ley antitabaco cambie la situación cuando el cliente deba encontrar buenas razones para quedarse dentro de un local y una buena oferta profesional de coctelería pueda ayudarle a decidir. En cuanto a las otras dos, las soluciones son bastante más sencillas de lo que en un principio podría parecer.

He tenido la suerte de diseñar y trabajar en uno de los proyectos de coctelería más ambiciosos que se hayan llevado a cabo en España y he podido entrevistar alrededor de 120 empresarios de hostelería en 28 ciudades para hablar exactamente de este tema. La respuesta que obtuve en la mayoría de los casos fue: “Coctelería… si, lo hemos intentado pero era muy difícil, se tardaba mucho tiempo, son muchas cosas a tener en cuenta, era un lío y por ahora lo hemos descartado”. Hoy día en el 83 % de esos sitios se está haciendo coctelería gracias a que les hemos implantado un sistema de trabajo eficiente.